viernes, 27 de abril de 2012


Cuando la tecnología ya no es lo importante en el aprendizaje 2.0


Comenzaré por decir que actualmente tenemos acceso libre a muchas herramientas que posibilitan nuestro aprendizaje en red, de éstas algunas se desarrollarán e incluirán más aplicaciones y otras caerán en desuso, la tecnología tiene su propia dinámica, nosotros como prosumidores de tecnología optaremos por la herramienta que mejor nos sirva para nuestros intereses, es decir, aquella que nos posibilite comunicarnos y producir contenidos de manera que podamos compartirlos con quien nosotros deseemos y de la forma en que lo queramos. Lo importante entonces deja de ser la tecnología  y ahora lo importante es lo que queremos hacer con ella, si nos ayuda a trabajar, a conseguir amistades, a hacer política, a participar de comunidades, a divertirnos, a aprender, etc. 
El título de nuestro post trata de describir lo que he explicado líneas arriba, referido al aprendizaje 2.0 en particular; si la tecnología ha posibilitado el aprendizaje en red, es hora de pensar qué es lo interesante de rescatar de este nuevo modelo de aprendizaje, cómo se genera conocimiento y cómo se comparte y qué o quienes validan este conocimiento. Hemos escogido 2 fenómenos globales que nos pueden ayudan a entender el modelo de aprendizaje en red ligado a la tecnología y los explicaremos brevemente, me refiero a los PLE y a los MOOC. 
Los PLE o Entornos Personales de aprendizaje  están basados en cada persona en particular y cómo cada cual se inserta dentro de comunidades virtuales, se refieren a cómo cada quien organiza su aprendizaje en línea y en red utilizando las diferentes herramientas que tiene a su alcance y cómo se mueve y comporta en diferentes entornos. La cultura de acceso abierto, las redes sociales, la aparición de licencias libres (como Creative Commons) y aplicaciones para móviles, han posibilitado que las personas se encuentren y compartan información y conocimiento, sin necesidad de conocerse físicamente; por ejemplo si yo publico información en un blog profesional me pueden contactar otras personas con los mismos intereses y a la vez me pueden recomendar a otros enlazándome a sus blogs y así van creciendo las comunidades unidas por intereses profesionales.   
De otro lado, están los MOOCs o cursos masivos abiertos en línea que también nos permiten aprender en Internet y nos introducen a nuevas dinámicas que están pensadas de manera que cada persona se puede adaptar al curso, son libres, abiertos, simultáneos, globales y pueden seguirse en el momento que se disponga, generalmente disponen de un sitio web y algunos tienen cuentas en redes sociales por las que también se puede recibir novedades.
PLE y MOOC son una realidad que se está configurando, sin embargo es interesante pensar : ¿Cómo se valida lo que se enseña en los MOOC o lo que se aprende con los PLE?¿Sus creadores, sus usuarios, ambos?. Los PLE y los MOOC deben ser validados de alguna forma, por ejemplo David Alvarez en su blog: [e-aprendizaje] hablándonos de Crypt4you, el MOOC de la Universidad Politécnica de Madrid, nos dice que en la primera semana tuvieron más de 11.000 entradas al sitio web, 2.500 alumnos siguiendo la Lección 1 desde varios países y más de 12.000 entradas en Google y los perfiles de Crypt4you en redes sociales Facebook y Twitter, cuentan con más de 250 seguidores. Tras este proyecto se encuentran Jorge Ramió, profesor titular de la UPM, autor del libro electrónico “Seguridad Informática y Criptografía” y director de Criptored, y Alfonso Muñoz, investigador postdoctoral en Computer Security & Advanced Switching Network en la Universidad Carlos III de Madrid y especialista en protección de datos digitales y diseño de sistemas seguros.
¿Quién valida lo que contiene este MOOC? :Los usuarios que han sido muchos y de distintas partes del mundo; la universidad que lo auspicia y aloja; los expertos que están detrás de la creación del  MOOC; sus contenidos; todos esos factores juntos ...