sábado, 5 de mayo de 2012

El PLE y el MOOC: nuevas rutinas de aprendizaje para un nuevo paradigma educativo

Sir Ken Robinson, experto en asuntos relacionados con la creatividad, la calidad de la enseñanza, la innovación y los recursos humanos reflexiona sobre el paradigma de la educación actual en el siguiente video en la conferencia “Changing Paradigms”:
En él señala que el sistema de educación actual fue diseñado en la época de la Ilustración y la revolución industrial, considerando la verdadera inteligencia como la capacidad del razonamiento deductivo y el conocimiento de los clásicos; una educación estandarizada en una escuela cuyos procesos asemejan a los de una fábrica en la cual se considera al alumno como el producto final.
Este análisis nos lleva a pensar: ¿les estamos dando a los jóvenes de hoy, del siglo XXI, lo que necesitan para ser los artífices de su propio aprendizaje, o estamos matando su iniciativa, creatividad y el gusto por aprender al imponer una educación estandarizada del siglo XIX bajo una visión metodológica que lo que sirve para un alumno, sirve para todos?
Veamos en el siguiente video qué es lo que ellos opinan:
Fuera del aula los jóvenes están haciendo uso de su entorno personal de aprendizaje (PLE); esta posibilidad que nos brinda Internet para disponer de un conjunto de herramientas y recursos gratuitos para compartir y aprender a través de ellos” como lo describe Jordi Adell (2010). Los jóvenes buscan en Google cualquier duda académica (o no académica), intercambian información y dudas a través del Facebook entre amigos, comentan en twitter, suben videos en Youtube, etc.
En el entorno virtual, ellos encuentran la oportunidad de construir su conocimiento; tomar la iniciativa y el control de su aprendizaje.    Pueden tener un aprendizaje significativo al compartir y organizarse en las redes sociales.
Es más, se dice que hoy en día, los jóvenes aprenden más fuera de la escuela que en ella.  
Por supuesto,  que existe el riesgo de que usen estas redes sólo con fines recreativos o sociales. Y aquí el elemento clave es el profesor para permitir el empoderamiento del alumno a la vez de orientarlo hacia un uso equilibrado del entorno virtual.
De esta manera, pasaríamos del modelo tradicional basado en la relación vertical profesor-alumno a un modelo en red en el que profesores y alumnos aprenderían en contacto con otros flexibilizando las condiciones de aprendizaje; en el cual aprender sería compartir, interactuar, conectarse con otros, más allá del ambiente institucional y de las jerarquías del aula.
En una entrevista a Curtis Johnson, coautor del libro “Disrupting class”, éste dice: … tenemos que ir a su encuentro y darles una oportunidad (a los jóvenes) para que acepten mayor responsabilidad en su propio aprendizaje, y lo harán. La fundación McCarthy, de Chicago, llevó a cabo un gran estudio sobre el aprendizaje. Sus conclusiones eran claras: prácticamente todos los chicos, dadas las condiciones adecuadas, la guía y los apoyos necesarios, pasan de lo que ellos llaman “pasar el rato” en el mundo online a una fase donde comienzan a experimentar. Es en ese momento cuando la gran mayoría encuentra algo que le apasiona y realiza una inmersión profunda especializándose. ¿No es ese el tipo de viaje que desearíamos que cada joven tomase? Tienen que explorar el universo de posibilidades, buscando algo que les resulte interesante y en lo que intenten, con todas sus fuerzas, convertirse en expertos. Eso les aporta un amor hacia el aprendizaje que nunca podremos transmitirles diciéndoles que han de aprender esto o lo otro.” 


En mi experiencia profesional, como profesora de Matemática y Física en el nivel Secundario por más de 15 años, recuerdo que empecé a emplear la web como medio para mejorar mi práctica pedagógica.  De repente, a través de los buscadores encontré videos de profesores enseñando temas de Álgebra o Aritmética, por ejemplo.  En ese momento agradecí el aporte generoso que realizaban estas personas en su afán por colaborar con la educación.  El siguiente paso fue encontrar recursos y actividades para aplicar en clase, como programas interactivos o ideas para trabajos en equipo, como las webquests.
Ahora soy consciente que, al dar estos primeros pasos en el mundo virtual, estaba ampliando mi PLE.
Mi PLE poco a poco va creciendo y diversificándose, me está permitiendo entrar en contacto con otros profesionales a través de las redes sociales, suscribiéndome a sus blogs o siguiéndolos por Twitter o Facebok.


Pero además del PLE está apareciendo otra gran oportunidad de aprendizaje abierto fuera de la escuela: los MOOC (massive open online course).  El MOOC es un curso abierto, participativo, distribuido de manera gratuita, como lo explica Dave Cormier, en el siguiente video:
Los MOOC podrían apoyar el aprendizaje en redes a lo largo de todo el ciclo de vida tanto de los alumnos como de los profesores; puesto que facilitan que las personas que se interesan por un tema, se junten, trabajen y hablen de ello de manera estructurada. No sólo eso, sino que nos permitirá formar parte de redes de conocimiento con estas mismas personas interesadas en los mismos temas aún cuando el curso termine.  Un ejemplo de MOOC es el de la Universidad Politécnica de Madrid, Crypt4you, del cual se comenta en el blog e-aprendizaje de David Álvarez que lanzaron el primer curso el 15 de marzo de 2012 (El algoritmo RSA) a desarrollarse entre esa fecha y el 1ero de agosto de 2012 y en una semana tenían más de 11 000 entradas al sitio web; 2 500 alumnos siguiendo la lección 1 desde varios países además de 250 seguidores en Facebook y Twitter. Seguramente que otras instituciones educativas seguirán esta tendencia en beneficio de todos.

Mientras tanto, aprovechemos que este nuevo entorno sociotecnológico nos da la oportunidad tanto a alumnos como a profesores de ir adquiriendo el conocimiento en base a nuestras propias experiencias, en un entorno social determinado desde la virtualidad, pero bajo nuestros propios términos, tiempos y estilos de aprendizaje personales. 


Por mi parte, el siguiente paso a dar será pasar de ser consumidora de los beneficios de la red a compartir y colaborar en la producción de conocimiento, en esta nueva era del aprendizaje abierto que promete traer muchos beneficios a la educación.


Referencias:
Álvarez, D. (2012) Crypt4you, el MOOC de la Universidad Politécnica de Madrid publicado en el blog e-aprendizaje en http://e-aprendizaje.es/2012/04/02/crypt4you-el-mooc-de-la-universidad-politecnica-de-madrid/


Fernández de Santos, F. (2010) Curtis W. Johnson: la innovación disruptiva en las aulas entrevista publicada por Executive Excellence n°75 nov10, extraído de http://eexcellence.es/index.php?option=com_content&view=article&id=594:curtis-w-johnson-la-innovacion-disruptiva-en-las-aulas&catid=38:mano-a-mano&Itemid=55

jueves, 3 de mayo de 2012

Repensar la educación: el PLE y el MOOC

Nunca he tenido estudiantes. Ni siquiera soy profesor. Siempre me ha tocado ver las TIC y la educación como un proyecto que, al cabo de un año de trabajo, debe dar como resultado un cantidad definida de productos (animaciones, video, audios, etc.) que va a ser puesto en venta. La mayor parte de este material debía responder a las exigencias de la lectura de un número determinado de editores de la currícula propuesta por el Minedu. Eventualmente, fui percatándome de que estábamos trabajando con herramientas tecnológicas que abrían un mundo de posibilidades, pero que el producto se concentraba casi exclusivamente en proponer la misma metodología. No he sentido hasta ahora que la implementación tecnológica en la educación funcione.

Aplicar la tecnología en la educación no significa tener una sala de innovación tecnológica en cada colegio; tampoco significa que todos los alumnos utilicen libros digitales llenos de recursos multimedia. Si habláramos del soporte mediante el que se presenta un recurso educativo, la implementación tecnológica hubiera podido comenzar, por ejemplo, con los programas de televisión que emitía el canal del Estado en las épocas de las huelgas de maestros. Esta implementación, creemos, debe basarse en una forma de integrar la tecnología al sistema educativo: que no sea un elemento opcional, sino que se trate de un eslabón irreemplazable. Por esta razón, conviene repensar la manera como se trabaja la educación. Ya no es válido indicar qué modo de trabajo es mejor, si probablemente a un alumno le acomoda otra forma de trabajar. Ya no es válido tampoco que un recurso educativo se limite a exponer un solo punto de vista y a corregir la respuesta de los alumnos, cuándo se tiene la opción de exponer varias ópticas y las respuestas no necesariamente van a ser correctas o incorrectas.

El PLE y el MOOC son conceptos que marcan la pauta de lo planteado en los párrafos anteriores. Pienso que se requiere de mayor responsabilidad para trabajar con ellos; después de todo, esta se debe encontrar en cada uno de los actores del proceso de aprendizaje y no solo en el profesor. No obstante, validar el entorno personal de aprendizaje (PLE) de cada alumno y profesor permite un aprendizaje basado en ordenamientos diferentes del conocimiento, apoyados en diferentes herramientas y analizados desde diferentes ángulos. Esto, ya está dicho, va en contra de "la única manera de exponer un tema" y "la única respuesta correcta". Esto plantea repensar la formulación y el uso de las herramientas tecnológicas.



El trabajo con los MOOC también sustenta el replanteo del sistema educativo. Para mí, se apoyan en los PLE de cada participante y es a partir de esa diversidad y del diálogo que se establece que se genera resultados eficientes de aprendizaje (entendiendo "aprendizaje", una vez más, como conocer las diferentes aristas de un tema y no descubrir "la única respuesta"). ¿Cómo la posibilidad de contar con MOOC abre (o amplía) el aprendizaje? Propiciando la exposición de los educandos a otros caminos igual de válidos, brindándoles la posibilidad de diálogo y generando redes que permitan una retroalimentación.



Creo que PLE y MOOC plantean el conocimiento como la medida en la que nos "empapamos" de un tema y generamos conceptos personales a partir de la diversidad y el diálogo. Creo que PLE y MOOC van en sentido opuesto a aceptar verdades universales.

¿ Cómo el PLE  y el MOOC nos permite abrir nuestros propios aprendizajes y la de nuestros alumnos?

El proceso de aprendizaje se da de varias maneras. Es así que en ese proceso internet brinda un entorno educativo de acción, el cual es social y cultural, por lo tanto el aprendizaje es abierto. Las personas en la actualidad están ligadas a internet y a todos los entornos que esta nos brinda. Esta nueva condición de aprendizaje se debe a la facilidad de acceso a diversas realidades virtuales. Nosotros y yo como docente organizo mi aprendizaje de manera abierta ya que utilizo varios entornos web como redes sociales, en las cuales comparto y recupero información y recientemente he creado un blog  personal aparte del grupal. Encontré en un post que Cross Hart mencionaba que varios años atrás teníamos los conocimientos en nuestras cabezas hoy en día la mayor parte de ellos se encuentran en nuestros entornos. Es así que el PLE está diseñado para estimular el aprendizaje a través de la inmersión en una comunidad, y no a través de una presentación de hechos según “Stephen Downes” y concuerdo totalmente con él. Y si hablamos de los estudiantes, ellos en general tienen un PLE bien desarrollado, ya que sus entornos sociales son más amplios y variados. Algo muy interesante es que los PLEs se empezaron a utilizar en el Reino Unido y con ese nombre ya desde la década de los 80.
En este link observaran un PLE de una alumna. Increíble.http://www.teachertube.com/viewVideo.php?video_id=184669&title=Welcome_to_my_PLE
Por otro lado el MOOC (Massive Open Online Course) este término empezó a ser utilizado en el año 2008 por Dave Cormier, pero ya desde la década de los 70, 80 se manejaba, Douglas Engelbart propuso una investigación acerca de los aprendizajes utilizando un ordenador que se podía conectar con otros en diferentes espacios.              ”Computer as a collaborative tool for intellectual accession”. Mi propio aprendizaje se da en medida que ingreso a nuevas páginas que me presentan cursos online, navegando en la red se pueden encontrar varios MOOCs de los cuales selecciono los más adecuados para mis intereses, en este caso los relacionados a la educación y sociedad. Muy interesante en general si nuestros alumnos tuvieran acceso y supieran como ingresar y conectarse a estos seria espectacular, ver como ellos manejan toda la información que se les brinda.