sábado, 26 de mayo de 2012


“El Futuro de la Educación Abierta en nuestras manos”

Con la llegada de la sociedad de la información, se han producido cambios en el sistema educativo. En cuanto ambiente de aprendizaje, organización de espacios educativos, el tiempo, entre otros. centrarse en el ambiente de aprendizaje, sin embargo, no puede reducirse al análisis de la organización del espacio y el tiempo educativos. Con ser elementos que resultan fuertemente afectados por el impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en el marco en el que se desarrolla la comunicación educativa, existen otras claves organizativas afectadas (Salinas, 1995). Por lo tanto se plantean grandes desafíos que serán puntos fuertes en la educación del futuro.  



Por otro lado…..Por qué se dan estos cambios?  A qué se deben estos cambios tan bruscos en pedagogía, estilos, estrategias, métodos etc? La sociedad  en la actualidad tiene la facilidad de poder aprender de manera autónoma y colaborativa, de acceder a información variada de todo tipo en cuestión de segundos. Por ende, encuentra en Internet una red abierta, la cual le brinda oportunidades de conocer, saber, aprender y enseñar de una manera ecléctica.





Las circustancias tecnológicas, culturales y sociales en las que se desenvuelve la actual sociedad exigen, por otra parte, nuevos objetivos a la educación. Stonier en un trabajo titulado education: Society's number-one entreprise" (1989) señala algunos de los objetivos que comienza a requerir nuestra sociedad y que complementan, necesariamente, la educación para el empleo predominante en el actual sistema educativo.      

El aprendizaje abierto es muy beneficioso para todas las personas ya que nos permite interactuar y conocer diferentes realidades. Y es algo que debe estar difundido para todos por igual. Existen en el mundo lugares a los cuales todavía no han llegado las redes de educación abierta.  Este video nos permite conocer a algunos de los líderes de un programa iniciado por universidades de todo el mundo, cuyo objetivo es poder facilitar las redes de educación abiertas a todos los niños del mundo.



Ahora como se puede dar en las instituciones educativas?  Empezando por capacitar al personal en su totalidad, ya que la mayoría de los docentes no domina mucho todo lo que nos ofrece Internet. Dando a conocer al personal toda la variedad que existe o a la que tienen acceso con internet. Luego es un recurso de bajo costo, que apunta a mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos.   



Es importante también saber seleccionar los recursos educativos abiertos para poder sacar provecho de ellas, en este video se observan algunos pasos que no debemos dejar de tomar en cuenta.



Es momento ya de empezar a ver e implementar todo en los centros de idiomas, por lo general los alumnos siempre estarán motivados por los nuevos recursos presentados y al ver el dominio y las ventajas de las mismas por parte del docente será mucho mejor. Si bien es cierto la enseñanza de un nuevo idioma en la actualidad demanda el uso de recursos abiertos.  Hay algunas páginas que ya se usan en el Centro de Idiomas de la Universidad Católica  de la siguiente lista.

OPEN EDUCATION RESOURCES (OER)
ORGNISATION
RESOURCES
Archive of multimedia and other content from several leading institutions across the U.K., most notably the BBC and BFI.
Teaching and learning network, from K-12 lesson plans.
Open video content for educators across the U.K. Includes footage for classroom use as well as on demand professional development courses.

Create multi-media content for your classroom.
Thousands of online books, video, eBooks, links and access to online libraries.
Features children's books from around the world, Children's Library selected by kids and adults.
This Australian site celebrates online curriculum projects and the world of unique learning opportunities.
Live and archived events and multimedia at the Smithsonian Institution.
Founded by Rice University, this site is a place to share and create open educational resources (OER).

Referencias:

 -       Salinas, J. (1997) Nuevos ambientes de aprendizaje para una sociedad de la información


http://gte.uib.es/pape/gte/sites/gte.uib.es.pape.gte/files/Nuevos%20ambientes%20de%20aprendizaje%20para%20una%20sociedad%20de%20la%20informaci%C3%B3n.pdf






Carta para una educación abierta



En la actualidad, constantemente surgen tecnologías que abren un mundo de posibilidades de comunicación y aprendizaje.  Estas variaciones se reflejan en diferentes ámbitos como la economía, la cultura y las relaciones interpersonales.
Ante este panorama, ¿qué capacidades queremos conformar en nuestros alumnos desde la escuela? Que sean líderes, creativos, seguros de sí mismos, independientes, solidarios, investigadores, colaboradores, autodidactas, que conserven el gusto por aprender y lo desarrollen durante toda la vida, responderíamos los docentes con toda seguridad.
Ante estas expectativas, ¿estamos haciendo lo más adecuado?  Sabemos que la institución escolar se creó para cubrir las necesidades de una Sociedad Industrial, con “el saber mediado por el maestro, centralizado en el curriculum y el libro, y con límites muy claros entre el adentro y el afuera del saber escolar.” (Dussel, I., Quevedo, L. , 2010)
Pero hoy en día, ¿nos sirve este modelo?
Vemos en el siguiente video, lo anacrónico del modelo educativo actual:


En el nuevo entorno sociotecnológico, encontramos muchos recursos digitales, que brindan la posibilidad de diseñar oportunidades de aprendizaje personalizado, autónomo y colaborativo. Nos permiten aplicar un verdadero aprendizaje centrado en el alumno, en sus necesidades e intereses, adecuado a su ritmo y bajo su control. Permiten pasar del modelo tradicional de relación profesor-alumno a un modelo en red en el que profesores y alumnos aprenden en contacto con otros flexibilizando las condiciones de aprendizaje; en el cual aprender es compartir, interactuar, conectarse con otros, comprometerse, más allá del ambiente institucional y de las jerarquías del aula, siendo el profesor un mediador y orientador.

Nos ofrece una ventana hacia un nuevo paradigma educativo: el aprendizaje trascendiendo los muros de la escuela. 

La buena noticia para la institución es que incorporar estos cambios, no implicaría mayor costo gracias a la existencia de los recursos educativos abiertos (REA), recursos digitales de acceso libre, ofrecidos por personas o instituciones con una visión innovadora, que pueden utilizarse, modificarse y emplearse una y otra vez.  Gracias al avance de las tecnologías de información y comunicación, cada vez es más fácil su creación y rápido y globalizado su acceso.

Además, los recursos educativos abiertos, nos ofrecen a los profesores la oportunidad de un mayor desarrollo profesional, al no sólo reutilizar los contenidos abiertos sino poder perfeccionarlos según nuestra experiencia profesional.   Tenemos la oportunidad de ser unos “consumidores-productores” de conocimientos, de ofrecer nuestro aporte al mundo desde nuestra institución. 

Pero, ¿cómo empezar el cambio?  Capacitando a los profesores, para que elaboren e incorporen poco a poco propuestas empleando los recursos digitales en sus cursos y organizando reuniones en las que se comparta sus experiencias a modo de efecto multiplicador.
Para ello, sería necesario un equipo de facilitadores, profesores familiarizados con las tecnologías, a cargo de un coordinador tecnológico.  Estos facilitadores serían capacitados para dar apoyo y orientación a sus compañeros, promoviendo la incorporación de estrategias innovadoras que aprovechen el recurso digital.
Como todo cambio, tomará algo de tiempo y de esfuerzo al principio, pero, estoy segura que cuando los profesores y alumnos disfruten de los beneficios de una educación abierta, no querrán abandonar esta práctica.

Referencias:
Dussel, I., Quevedo, L. (2010). Educación y nuevas tecnologías: los desafíos pedagógicos ante el mundo digital extraido de
Suárez, C (2012). ¿Qué sucede cuando se usa internet en el aula? Blog Educación y virtualidad

viernes, 25 de mayo de 2012




Deseo que nuestra universidad ofrezca una educación abierta, somos líderes entre las instituciones universitarias en el Perú y eso supone un compromiso permanente de seguir mejorando día a día e iinovando en el campo de la educación superior, por lo tanto estamos llamados a adaptar nuestro rumbo a los cambios que nos exige la sociedad a la que pertenecemos.

Vivimos en una sociedad red (Castells 2000) en la que asistimos al surgimiento de un conocimiento que fluye y se reproduce de manera abundante, gracias a la interconexión lograda por las tecnologías de la información y la comunicación. La Universidad, que es una institución creadora de conocimiento se ha visto transformada por este devenir de conocimiento; sus principales actores, alumnos y profesores, utilizan y son parte de estas redes facilitadas por la TICS, en las que se comparte conocimiento de manera fluida y en las que los roles de profesor y alumno se han visto modificados.


En este nuevo contexto de abundante producción de conocimiento, lo más importante es saber discriminar los contenidos de calidad que se pueden compartir en experiencias de enseñanza-aprendizaje, como experiencias colectivas de construcción de conocimiento hacen posible que una pedagogía nueva se abra paso, una pedagogía que responda al desafío planteado por la tecnología, que no se abrume ante la cantidad de información y que sepa guiar y comprender los nuevos procesos de creación.  Si bien la universidad siempre ha sido escenario de creaciones colectivas de conocimiento y lugar de encuentro entre pares; lo novedoso en esta época, es que la interconexión que se logra gracias a las TIC facilita que el conocimiento producido en cualquier parte sea llevado a cualquier otra, incluso al mismo tiempo en que se crea. Las posibilidades son más amplias y lo que surgen son nuevos medios y nuevas posibilidades de aprendizaje, educación y cultura. La interacción social que posibilita la Internet y los medios sociales están replanteando muchos supuestos y el sentido de la educación formal que tradicionalmente se ha recibido en la universidad, educación sujeta a contenidos producidos y aprobados por profesores que están inmersos en una cultura e industria de publicaciones impresas.

Todos estos cambios, frente a la educación formal ha surgido la educación abierta, entendida como una educación compleja que ofrece la oportunidad de educación sin las barreras impuestas por el tiempo o el lugar o los trámites administrativos y validación tradicionales. Esta educación abierta está directamente relacionada con recursos educativos abiertos (REA).  Como universidad necesitamos contar con creaciones y publicaciones como recursos educativos abiertos, como institución académica debemos gestionar y mantener un repositorio REA con trabajos producidos y acreditados de nuestra comunidad académica, con el nivel y la excelencia que nos identifica. Abrirnos al mundo gracias a las nuevas tecnologías es hacer honor a lo que entendemos por universitas.


La red supone una oportunidad única y diferente de aprender a base de compartir y participar. En esta nueva plataforma global es la propia cultura del aprendizaje la que aumenta, se transforma y obliga a universidades, a organizaciones y a todas las personas interesadas en el aprendizaje durante toda la vida, a aprender en comunidad.” [1] 


La universidad es un espacio privilegiado porque cuenta con académicos de calidad que pueden y deben ofrecer acceso a sus conocimiento a través de la red; se pueden diseñar cursos abiertos, los MOOC (Cursos abiertos masivos online), en los que alumnos de distintos lugares tengan la posibilidad de inscribirse e interactuar, así el salón de clases deja de ser el espacio privilegiado de aprendizaje y a través de la red se forman comunidades en las que las personas se unen por intereses comunes de aprendizaje. De otro lado, otra ventaja de la universidad es que los maestros pueden encontrar otras forma y sentido de hacer su trabajo, por ejemplo, orientarse a guiar a sus alumnos para que logren formar entornos o redes personales de aprendizaje (PLE), los profesores como facilitadores aseguran la participación de todos en los procesos de enseñanza-aprendizaje y aseguran también el nivel académico que se debe lograr.




Ahora nos surge la pregunta de cómo es que se implementa todo esto en nuestra institución universitaria; en primer lugar pensamos que exige un compromiso por parte de las autoridades para lograr el diseño de políticas a seguir, en las que la implantación del uso de las TICs implique no solo aprender programas o comprar licencias, sino cambiar prácticas educativas; en segundo lugar, se requiere contar con un presupuesto para la implementación de esas políticas, ya que ofrecer una educación abierta desde la universidad supone capacitar a los docentes en el manejo y uso de las TIC y su permanente actualización; finalmente es necesario el compromiso de generar conocimiento de calidad que se pueda compartir en red, esto supone construir las bases de una nueva pedagogía que como mencionábamos al inicio de la carta de cuenta de los cambios producidos y los oriente a favor de la educación abierta. Finalmente es bueno buscar alianzas con instituciones superiores alrededor del mundo que ya tienen experiencia en educación abierta, les dejo algunos enlaces para revisar al respecto:

iTunes University : repositorio de cursos de Stanford, Duke, Yale, etc.
Udemy: Comunidad de profesores y estudiantes que crean y consumen cursos online en una plataforma web.
Udacity: Fundada por Sebastian Thrun, profesor de ciencias de la computación en Stanford ofrece cursos sobre ciencias de la computación.
MITOPENCOURSEWARE   Materiales de cursos libres del MIT.



[1] Reig Hernández, D. (2010) El futuro de la educación superior, algunas claves [En línea] REIRE, Revista d’Innovació i Recerca en Educació, Vol. 3, núm. 2, 98-115. Accesible en: http://www.raco.cat/index.php/REIRE

miércoles, 23 de mayo de 2012

Carta para una educación abierta


La información y el conocimiento fluyen más rápido que nunca en la sociedad actual. El advenimiento de nuevas tecnologías que permiten la creación de redes ha hecho posible que muchas de las verdades antes consideradas únicas e inmutables se conviertan ahora en apenas una de varias opciones que uno puede referir como verdad.



Estas redes y el trabajo realizado gracias a ellas han posibilitado la generación de nuevos conceptos para la enseñanza y el aprendizaje. Conceptos como PLE (Entorno Personal de Aprendizaje) y MOOC (Curso en Línea Abierto y Masivo) han consolidado la idea de que el método de enseñanza y el currículo tradicionales -verticales, cerrados y estandarizados- son solo una opción y no necesariamente la más conveniente para los estudiantes.

Con el objetivo de trabajar a la vanguardia con nuestros alumnos, ofreciéndoles la posibilidad de estar más cerca de todo ese flujo vertiginoso de información y conocimiento, comprendiéndolo y reflexionando a partir de él, consideramos que es una obligación moral para todos los que trabajamos en educación producir el contexto ideal para que esto se lleve a cabo.

Sabemos que no se trata de una tarea fácil y que los primeros que debemos trabajar somos nosotros. Por eso, hemos pensado en una educación más plural, libre y abierta. Cada persona desde su experiencia tiene algo que contar o agregar. A partir de esa diversidad de experiencias, se produce el conocimiento; apoyado en la colaboración.



No se trata de llenar las aulas de innovación tecnológica con grandes equipos de última generación, que probablemente se utilizarán para lo mismo que se utilizaron las Pentium IV. Se trata de buscar y fomentar un pensamiento tecnológico: uno en el que se tenga la capacidad de analizar cómo utilizar las herramientas tecnológicas para solucionar problemas; uno que se refiera al procedimiento mental que está implicado en las operaciones cognitivas de los sujetos a la hora de elaborar una solución (EUROPEAID, 2010). Esto es fundamental y, evidentemente, no termina con buscar la respuesta a la pregunta del profesor en Google.

Estamos en pañales en cuanto a lo que educación abierta se refiere. No podemos subir una escalera de veinte escalones de un solo salto. El mejor camino, pensamos, es subir peldaño por peldaño: aprendiendo, compartiendo y reflexionando a cada paso. Por eso, solo pedimos por ahora subir ese primer escalón: naveguemos en la red, ingresemos a redes sociales, busquemos grupos de interés y participemos en sus foros. Con toda esa experiencia, analicemos qué hemos aprendido. Es necesario que, entonces, podamos comprender cómo funcionan las nuevas tecnologías y qué aportan a los procesos de transmisión de información. No basta con manejar un procesador de textos o un PowerPoint; lo óptimo será utilizar cada herramienta tecnológica de manera integrada en el sistema educativo (EUROPEAID, 2010).

Quizás falte aún para que los currículos dejen de contener las TIC como objetivos y las contengan como medios transmisores y generadores de conocimiento, pero qué importante puede ser subir el primer escalón hacia una educación abierta.



Bibliografía
Europeaid: Oficina de cooperación. Políticas Públicas para la inclusión de las TIC en los sistemas educativos de América Latina: Resultados del Proyecto @lis/INTEGRA. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001580/158070s.pdf