sábado, 16 de junio de 2012

Otra estrategia  que me parece importante es el cumplimiento del decálogo.

Los diez mandamientos de la ética informática.
ü No usarás una computadora para dañar a otros.
ü No interferirás con el trabajo ajeno.
ü No indagarás en los archivos ajenos.
ü No utilizarás una computadora para robar.
ü No utilizarás la informática para realizar fraudes.
ü No copiarás o utilizarás software que no hayas comprado.
ü No utilizarás los recursos informáticos ajenos sin la debida autorización.
ü No te apropiarás de los derechos intelectuales de otros.

y cumpliendolo todo ira bien en la insitución.


Information Ethics
Software Engineering Code of Ethics and Professional Practice
http://www.acm.org/serving/se/code.htm#full
ACM Code of Ethics and Professional Conduct
http://www.acm.org/constitution/code.html

Por qué es importante elaborar un código de Ética para el buen uso de las TICs?

Son muchos aspectos los que hay que considerar para poder decidir elaborar un código de Ética para el buen uso de las TICs en una empresa. Primeramente porque trabajar de esta manera, organizada y con normas, significa tener las cosas claras y bien definidas. Es evitar posibles situaciones problemáticas.

La institución que decide elaborar su código de ética, es una institución que tiene valores ya establecidos y está bien organizada. Por lo tanto se considera uno de los aspectos importantes la honestidad, la prevención, claridad y organización.

Del mismo modo el personal de la institución, todos desde el más alto rango hasta el más bajo deben estar conscientes, convencidos y comprometidos de seguir el contenido del código para el bienestar de la institución. Todo el personal que labora en una institución debe estar capacitado y bien asesorado, del mismo modo cada cierto periodo se debe elaborar alguna encuesta con respecto al cumplimiento de las normas. Se considera un aspecto importante la honestidad de los trabajadores ya que de eso depende el buen desempeño de todos y del bienestar de la empresa. Prevención, también importante porque elaborar documentos y aplicarlos antes evita situaciones difíciles en el ambiente de trabajo. Se recomienda un análisis FODA, para determinar las fortalezas, debilidades y el diagnóstico.

La organización en la institución que laboro es buena y de ella también dependerá la buena aplicación de las normas en el código de ética en tics.

Una estrategia para la elaboración del código seria el determinar a las personas responsables del código de ética en mi institución o de repente un equipo de personas, bien capacitadas al respecto, personas que puedan manejar dichos temas. Personas que se encarguen de supervisar, vigilar y estar al tanto del buen desarrollo de las mismas.
También se define a la Etica en Informática "como la disciplina que identifica y analiza los impactos de las tecnologías de la información en los valores humanos y sociales"
La ética en informatica  se define  "como la disciplina que identifica y analiza los impactos de las tecnologías de la información en los valores humanos y sociales
__________________________________________________________________________________

CEDIPROE: centro de diseño, producción y evaluación de recursos multimediales para el aprendizaje.
LARRAÑAGA Dámaso Antonio: lineamientos generales para la gestión de la información.
http://macareo.pucp.edu.pe/~evillan/etica.html
http://aleecaudisho.bligoo.com.mx/etica-y-valores-informaticos-en-la-escuela

Formulación de un código de ética para el uso de las TIC


Aspectos importantes en la formulación de un código ético para el buen uso de las TIC:

- Un primer aspecto importante en la formulación de un código de ética para el buen uso de las TIC es considerar la axiología de la institución, es decir, los valores que la sustentan.
En el caso de la escuela en la que trabajo, ésta se define como una institución educativa que tiene como fundamento valores cristianos, basando sus principios educacionales en la Filosofía Católica y en una educación para la vida.
Esta intención, expresada a través de la misión y filosofía de la institución deberá verse reflejada como un sello personal en todos sus ámbitos y decisiones, y será el marco de referencia para la definición de los lineamientos éticos.
- Un segundo aspecto a considerar son las características de las personas que conformamos la institución. 
En el contexto de mi institución educativa, tenemos el perfil del docente que lo describe  como una persona auténtica, justa y responsable, con una sólida formación en valores que guía la integridad y coherencia de su conducta. Se dice, además, que es responsable frente a su misión de liderazgo y de su compromiso como agente formador de líderes positivos.
Por otro lado, el perfil de la alumna que se aspira formar, la describe como una persona que valora y cuida su cuerpo, mente y espíritu; responsable y respetuosa; capaz de interactuar positivamente con las demás personas buscando un bien común, de vivir en armonía consigo misma y los demás.
Estos perfiles ya están orientando el comportamiento de ambas partes, por lo que los lineamientos del código de ética deberán ser coherentes con estas características. 
- Un tercer aspecto es el diagnóstico de los procesos y situaciones en relación a las TIC dentro de la comunidad.
Es decir, debemos partir de conocer las situaciones que ya se estan dando dentro de la institución y que requieren de una definición clara de límites éticos.
Como parte de este diagnóstico, se debe considerar los riesgos a los cuales están expuestos los miembros de la comunidad educativa, tanto alumnos como profesores así como el personal administrativo, como por ejemplo el riesgo ante el robo de identidad o invasión de la privacidad,  así como acoso virtual o real.
- Finalmente, los lineamientos éticos deben expresarse de forma sencilla y clara para que no caer en ambigüedades y que sean fáciles de recordar y cumplir.


Estrategias para la construcción de un código de ética del uso de las TIC:


Para la construcción de un código de ética del uso de las TIC, se pueden seguir las siguientes estrategias:

1ro Conformación de un equipo que lidere el proceso. Este grupo deberá formarse con representantes de diferentes áreas (directivos, docentes, administrativos, padres de familia) elegidos y propuestos por sus pares.
2do Generación de un espacio de discusión y reflexión entre los miembros del equipo elegido sobre la importancia y sentido de la labor encomendada.
3ero Organización del equipo: definición de funciones del equipo, así como de roles de cada integrante; horarios de reuniones y cronograma de actividades a realizar por el equipo.
4to Diagnóstico institucional: el equipo realiza un levantamiento de información de las conductas usuales entre los miembros de la institución en relación a las TIC a través de entrevistas, encuestas de opinión e informes del área técnica.
5to Organización de reuniones con el personal para la realización de una propuesta de los lineamientos éticos orientados hacia los aspectos que, según el diagnóstico, sean necesarios reforzar. Trabajo en equipos multidisciplinarios.
6to Evaluación de las propuestas obtenidas, realizada por el equipo de trabajo.
7mo Presentación de una propuesta tentativa del código de ética del uso de las TIC en la institución al personal y representantes de padres de familia. Recepción de opiniones y sugerencias.
8vo Redacción y presentación del código de ética del uso de las TIC final a la comunidad educativa.
9no Aprobación del código por consenso y firma de los integrantes de la comunidad educativa.
10mo Divulgación del código a través de la página de la institución y correo a padres de familia.
11vo Realización de campañas de sensibilización dirigida hacia toda la comunidad: alumnos, profesores, directivos, personal administrativo y padres de familia.
12vo Seguimiento y evaluación periódica del cumplimiento del código.  Replanteamiento de los lineamientos según los resultados obtenidos.

En todo momento es importante contar con la participación y compromiso de todos los integrantes de la comunidad educativa en la elaboración del código de ética para que sea asumido con convicción y sirva de verdadera guía de nuestro actuar cotidiano. 

viernes, 15 de junio de 2012


Formulación y construcción de un Código de Ética para el buen uso de las TIC en mi institución educativa


Aspectos importantes en la formulación de un código de ética para el buen uso de las TIC


1.- Que involucre a todos los miembros.- Al formular un Código dentro de una institución es importante considerar a todos los involucrados. Así cada miembro se reconocerá como parte importante de la comunidad y se sentirá comprometido a cumplir con el código si identifica claramente sus responsabilidades.
2.- Deberes y derecho bien claros.- Todos los deberes y derechos que cada miembro de la comunidad universitaria debe tener en cuenta, deben ser claramente expuestos, sin embargo, para especificaciones propias de cada área pueden hacerse reglamentos internos que conserven los principios y objetivos del código. 
3.- Procedimiento de sanciones claro y que considere apelación.- Si los derechos y los deberes están contemplados es necesario saber claramente qué es lo que va suceder si se incumple lo señalado por el reglamento, qué va ser considerado como falta y cual va ser el procedimiento para apelar decisiones de tipo disciplinario. Nuevamente consideramos que debe existir reglamentos que complementen el código en este aspecto.
4.- Difusión.- los miembros de la comunidad universitaria tiene el derecho y la obligación de conocer el código de ética para el buen uso de las TIC, es por ello que la universidad está en la obligación de difundirlo a través de los canales de comunicación pertinentes, un miembro de la comunidad pues no puede alegar desconocimiento de la misma.

Estrategia para la construcción de un código de ética para el buen uso de las TIC:


La estrategia debe por lo menos contemplar estos aspectos para su elaboración:

  1. Conformar un comité para la elaboración del código.- Comité que integre a representantes del os miembros de la comunidad universitaria.
  2. Crear el código de ética a partir de los valores institucionales.
  3. Planificar la elaboración tomando en cuenta personal, tiempo y recursos necesarios.
  4. Involucrar a todos los miembros en la construcción del código, recogiendo sus opiniones y aportes, esto es importante dado que cada área de la institución vive situaciones y experiencias diversas y parecidas con las TIC, por los que resulta enriquecedor compartir la información para la elaboración del código. Adicionalmente a esto podemos decir que la perspectiva de cada miembro según el rol en la institución es distinta, ya sea como profesor, alumno o administrativo, es por ello importante tomar todos los punto de vista para poder redactar un documento preciso.
  5. Elaborar borradores y elevarlos a los órganos de gobierno de la institución y a los representantes de los diversos miembros de la comunidad.
  6. Redactar el documento final que debe ser aprobado por la mayoría de los involucrados o de sus representantes y por el Comité que ha elaborado el Código.
  7. Difusión y sensibilización de la comunidad.- Organizando foros, talleres y charlas sobre la importancia de contar con un Código de Ética para el usos de las TIC en la universidad. “Una organización o institución está conformada por personas que trabajan guiándose por una visión, una misión y unos objetivos. Cuando alguien ingresa a trabajar en una organización se realiza un proceso de inducción, en el que se informa -entre otras cosas- cuáles son las políticas y reglamentos que la persona deberá conocer para realizar su trabajo en esa organización.” (Flores Hine, 2009)

Construyendo un código de ética para el uso de las TIC


Este post forma parte de las actividades del Curso: SEGURIDAD, ÉTICA Y TECNOLOGÍA (TIC604-C711) de la Escuela de Posgrado de la Maestría en Integración e Innovación Educativa de las Tecnologías de la Información y Comunicación de la Pontificia Unicversidad Católica del Perú.

Para esta propuesta nos hemos basado en el Código de Ética y Buen Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú, que podemos consultar aquí.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Código de ética para el uso de las TIC
Propuesta


Este código tiene como objetivo establecer las diversas normas, principios, orientaciones y procedimientos que guían la conducta de toda la Comunidad Universitaria, profesores y estudiantes, y al personal administrativo de la Universidad, relacionada con el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y administración de recursos informáticos, en consistencia con los principios de transparencia, probidad y rendición de cuentas, especialmente de aquellas personas que administran y gestionan, en distintos niveles, los recursos de la institución.

1.- Objetivos y alcance
De acuerdo con lo establecido en el Estatuto de la Pontificia Universidad Católica del Perú, esta se inspira y orienta en los siguientes valores:
búsqueda de la verdad, respeto por la dignidad de la persona, pluralismo, responsabilidad social y compromiso con el desarrollo, honestidad, solidaridad y justicia.
El objetivo de este Código de ética para el uso de las TIC, es que todos los miembros de la comunidad universitaria, al hacer uso de la TIC tomen en consideración los mismos valores señalados, en la práctica diaria en su rol administrativo o dentro de los espacios de enseñanza-aprendizaje de la universidad en los que participan.

2.- Marco normativo
La naturaleza y los fines esenciales de la Universidad están definidos en su Estatuto, la Universidad es, civilmente, una persona jurídica de derecho privado sin fines de lucro, al servicio de la sociedad, es autónoma en lo académico, económico, normativo y administrativo. Se rige por la Constitución Política del Perú, la Ley Universitaria y demás normas del Estado que le son aplicables, y por el Estatuto y sus reglamentos internos, en particular, el Reglamento de Personal Docente, el Reglamento Interno de Trabajo para el Personal no Docente, el Código de Ética y Buen Gobierno y este Código de ética para el uso de TIC.

3.- Tecnologías de la información y de la Comunicación en la universidad
Los integrantes de la Comunidad Universitaria tienen el derecho y el deber de acceder a las TIC en los diversos ámbitos de la gestión de la Universidad, a fin de participar de
manera efectiva, directamente o a través de sus representantes, en las tareas de administración de recursos informáticos que les corresponden. Las autoridades y funcionarios de la Universidad elaboran reportes y atienden requerimientos de TIC en el ámbito de sus competencias, como expresión de su compromiso con una gestión transparente y con el principio de rendición de cuentas a la Comunidad Universitaria. El acceso a las TIC debe ser de manera oportuna, y debe cumplir con las condiciones de integridad, consistencia, homologación y suficiencia.
El personal de la Universidad está obligado a proteger los equipos informáticos a su cargo, bajo responsabilidad. Asimismo, está obligado a mantenerlos en correcto funcionamiento e informar de toda situación que constituya un riesgo para la propia Universidad como institución, o para las personas de hacen uso de equipos informáticos.
Las autoridades académicas y el personal administrativo están impedidos de utilizar las TIC y los equipos informáticos con el fin de obtener un beneficio personal o para beneficiar a terceros.

4.-Deberes y Derechos
En el desempeño de las diversas funciones vinculadas a la gestión de la Universidad, las autoridades y el personal académico y administrativo de la Universidad deben cumplir con los siguientes deberes respecto al uso de TICS y administración de recursos informáticos:

a) Actuar con respeto a los principios y valores que inspiran a la Universidad, contenidos en el artículo primero de su Estatuto, y con plena consciencia de la dimensión ética de su labor en el servicio a la sociedad.
b) Cumplir con las normas establecidas en el Estatuto y en los Reglamentos, así como en la Constitución y las leyes peruanas, desempeñando con responsabilidad las funciones inherentes a sus cargos.
c) Rendir cuentas de las actividades realizadas, de los problemas encontrados y de los logros alcanzados, ante el superior inmediato y las instancias competentes.
d) Cuidar y preservar los bienes, instalaciones, información y, en general, todos los recursos y elementos relacionados con las TIC; asegurando su empleo en los fines para los que han sido previstos, en concordancia con las normas y reglamentos vigentes.
e) Comunicar a quien corresponda:
e.1) cualquier situación de conflicto de interés en la que pueda estar inmerso o de la que tenga conocimiento, absteniéndose de participar en procesos de decisión cuando se presenten estos conflictos.
e.2) cualquier incumplimiento de las disposiciones contenidas en este Código.
f) Cooperar y colaborar con la entrega de información que facilite las investigaciones que eventualmente realice la Oficina de Contraloría de la Universidad.
g) Reconocer el valor estratégico de las TIC para el logro de los fines esenciales de la Universidad y, en consecuencia, guardar la debida reserva sobre la información a la que tienen acceso por las labores que realizan. En especial, se destaca el deber de proteger la reserva de la información académica de los estudiantes, así como de la información personal sobre estudiantes, profesores y personal administrativo.
h) Respetar y proteger las creaciones intelectuales relacionadas con las TIC, susceptibles de generar derechos de propiedad intelectual de la Universidad, de los miembros de la Comunidad Universitaria o de terceros, en todas sus manifestaciones, tales como las invenciones de diversa índole, programas informáticos, diseños, marcas, así como todo tipo de obras relacionadas con las TIC (literarias, artísticas, audiovisuales, musicales, software, base de datos, etc.), entre otras, que hayan tenido oportunidad de conocer por su vinculación con la Universidad.
k) Abstenerse de promover o facilitar prácticas dirigidas a evadir e infringir las normas vigentes relacionadas con las TIC en las relaciones con estudiantes, docentes, investigadores, clientes y proveedores,  incluyendo la evasión o elusión tributaria.

Asimismo, a las personas que trabajan en la Universidad les asisten los siguientes derechos relacionados con las TIC:

a) Participar activamente en los procesos de integración de las TIC de la Universidad,
aportando ideas, críticas y propuestas orientadas a un mejor cumplimiento de la misión institucional.
c) Defenderse en todos los casos de imputación de faltas o transgresiones a las normas establecidas en este código. Tiene el derecho a ser escuchado por la autoridad competente y el acceso a todos los mecanismos de protección de sus derechos, incluyendo la confidencialidad y la reserva de las investigaciones realizadas, con todas las garantías del debido proceso.
d) Ser evaluados con objetividad, imparcialidad y equidad respecto al uso y relación con las TIC, conocer oportunamente los resultados de las evaluaciones y de las medidas a adoptarse. Al respecto, les asiste el derecho de interponer los recursos que correspondan frente a las decisiones adoptadas, en los términos contemplados en los Reglamentos del personal y del Código de Ética y Buen Gobierno de la universidad.

5.-  Sobre el procedimiento disciplinario
En todos los casos, la aplicación de medidas disciplinarias observará lo previsto en las normas laborales y universitarias vigentes. Las sanciones serán adecuadas, oportunas y razonables, atendiendo a la naturaleza y gravedad de la falta cometida y teniendo en cuenta las circunstancias en las que tuvo lugar. Al respecto, se tendrán también en cuenta los antecedentes de las personas involucradas y su desempeño personal.
Los procedimientos disciplinarios se llevarán a cabo de acuerdo a lo dispuesto en el Estatuto de la Universidad, el Reglamento de Personal Docente, el Reglamento Interno de Trabajo para el Personal no Docente, entre otros.
Tratándose de conductas reñidas con lo establecido en este Código que involucren a autoridades académicas o directores de centros o institutos o directores administrativos, la investigación e imposición de la sanción estará a cargo de una Comisión de tres
miembros designada por el Consejo Universitario. Esta Comisión estará integrada por uno de los vicerrectores, quien la presidirá, por un Decano y un Director Académico. .
En el supuesto contemplado en el párrafo anterior, se notificará a la o las personas involucradas señalando los hechos que se les imputan, las faltas que dichos hechos pudieren constituir, las sanciones que se les pudieren imponer y la autoridad competente
para imponer la sanción. Dichas personas tendrán un plazo de cinco días hábiles, contados desde la recepción de la notificación, para presentar sus descargos por escrito y solicitar audiencia oral. Concluidas las investigaciones y luego de examinar todos
los descargos presentados, la Comisión evaluará los actuados y, de ser el caso, impondrá las sanciones que correspondan. Las personas sancionadas podrán interponer un recurso de reconsideración ante la misma Comisión o de apelación ante
el Consejo Universitario. El plazo para interponer cada uno de estos recursos es también de cinco días hábiles, contados desde el día siguiente a aquel en el que se les notificó lo resuelto por la Comisión. Los recursos de apelación serán resueltos por el
Consejo Universitario como segunda y última instancia. A los apelantes les asiste el derecho de presentar nuevos descargos y de exponer oralmente sus argumentos de defensa ante el Consejo Universitario.

6.- Difusión y cumplimiento del Código
Todo el personal académico y administrativo, y los alumnos de la Universidad involucrados en la administración y gestión de las TIC, reciben un ejemplar de este Código, y deben velar por el estricto cumplimiento de sus normas y principios, especialmente aquellos que ocupan cargos de autoridad. Por lo tanto, no es admisible invocar su desconocimiento para justificar conductas incompatibles con las normas y principios establecidos.
Asimismo, la Universidad dará a conocer el Código de ética para el uso de las TIC mediante los medios de los que dispone, a fin de que sea conocido por todos los integrantes de la Comunidad Universitaria, y por representantes de entidades externas, incluyendo instituciones públicas y privadas, especialmente aquellas de las cuales recibe o a las cuales administra recursos; así como donantes, organismos de acreditación, clientes y proveedores de bienes y servicios.

Regístrese, comuníquese y archívese.


Lima, 15 de Junio del 2012.